Cardenal Parolin pide a la ONU actuar decididamente ante crisis migratoria

El Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, pidió un compromiso más decidido a la comunidad internacional frente a las causas fundamentales de la crisis migratoria actual, especialmente las que son “obra humana”, como la guerra y el comercio de armas.

“Dado que las decisiones humanas provocan conflictos y guerras, está a nuestro alcance y es responsabilidad nuestra afrontar las causas fundamentales que llevan a millones de personas a convertirse en refugiados, migrantes forzados y desplazados internos”, dijo el Cardenal Parolin en la Cumbre de la ONU sobre Refugiados y Migrantes en Nueva York, el 19 de septiembre.

“Nuestro mayor desafío es identificar y actuar sobre las causas que obligan a millones de personas a abandonar sus hogares, sus medios devida, sus familias y sus países, arriesgando sus propias vidas y las de sus seres queridos para buscar la seguridad, la paz y una vida mejor en tierras extranjeras”, continuó.

El Purpurado destacó además el incremento de la persecución religiosa como una causa de desplazamiento, y reconoció que “a pesar de que otros grupos son objeto de ella, muchos informes confirman que los cristianos son el grupo religioso más perseguido”, y muchos incluso son acosados en los lugares de refugio.

“No podemos abandonarlos”, resaltó.

“Abordar las causas fundamentales del desplazamiento de los pueblos requiere fuerza y ??voluntad política”, afirmó el Secretario de Estado del Vaticano.

“Como el Papa Francisco ha afirmado, significaría repensar hábitos y prácticas arraigadas, empezando por las cuestiones relacionadas con el comercio de armas, el suministro de materias primas y de energía, las inversiones, las  políticas de financiación y el desarrollo sostenible e, incluso, el grave flagelo de la corrupción", señaló.

En los lugares donde la probabilidad de su uso ilegal es “real y presente”, la Santa Sede ha “llamado reiteradamente a limitarse y controlarse estrictamente la fabricación y venta de armas”, subrayó el Cardenal.

“La proliferación de cualquier tipo de armas agrava las situaciones de conflicto y da como resultado enormes costes humanos y materiales, causa grandes desplazamientos de refugiados y migrantes y socava profundamente el desarrollo y la búsqueda de una paz duradera”, expresó.

El Purpurado destacó que en los esfuerzos por eliminar las causas estructurales de la pobreza y del hambre se debe incluir la protección del medio ambiente, asegurar un trabajo digno para todos, acceso a una educación de calidad, y la protección de la familia, que es “un elemento esencial en el desarrollo humano y social”.

Sostuvo asimismo que la diplomacia y el diálogo son el camino para resolver las cuestiones y destacó el hecho de que la cumbre haya puesto su atención en las “formas más efectivas de compartir la responsabilidad” frente a la crisis de refugiados y migrantes.

 

Agregó que pese a que no son reconocidos como refugiados por las convenciones internacionales, “la Santa Sede se siente obligada a llamar urgentemente la atención sobre la condición de los migrantes que huyen de situaciones de extrema pobreza y de degradación ambiental”.

“Sus sufrimientos son muy grandes y son más vulnerables a la trata de personas y a diversas formas de esclavitud humana”, recalcó.

“La Santa Sede aboga por un compromiso común por parte de los distintos gobiernos y de la Comunidad internacional para poner fin a todas las luchas, el odio y la violencia y buscar la paz y la reconciliación”, sostuvo el Card. Parolin.

El corazón del Padre Pío ya está en América

El corazón del Padre Pío ya se encuentra en la ciudad de Boston en los Estados Unidos, donde permanecerá para su veneración en diferentes iglesias hasta el 23 de septiembre, día de su fiesta.

El Secretario del Gabinete de Evangelización y Discipulado de la Arquidiócesis de Boston, P. Paul Soper, informó en su cuenta Twitter que desde muy temprano más de 500 peregrinos, entre ellos muchos niños, llegaron al exterior de la Parroquia Immaculate Conception, en Lowell, para venerar el corazón del Santo fraile capuchino.

La reliquia permanecerá allí para su veneración hasta las 05:00 pm, para luego continuar su recorrido en la Iglesia St. Leonard, en North End of Boston.

"Anticipamos que habrá una buena cantidad de interés de la gente de Nueva Inglaterra (al noroeste del país) para esta visita. Estamos sorprendidos por el número de personas y grupos que están planeando venir de otros lugares aparte de Nueva Inglaterra ", dijo a The Boston Pilot el P. Jonathan Gaspar, director de Culto Divino de la Arquidiócesis y uno de los organizadores de la visita de la reliquia.

"Sabemos que hay grupos que viajan desde Nueva York, Nueva Jersey y Filadelfia. Incluso hemos oído de algunas personas que están volando desde California para ver la reliquia aquí en Boston”, agregó.

Para prevenir la aglomeración de personas, la Arquidiócesis coordinó con la policía local para garantizar la seguridad de los visitantes y de los sacerdotes capuchinos, ya que deben transportar la reliquia de un sitio a otro.

En algunos lugares, los voluntarios de la comunidad y los miembros de los Caballeros de Colón también estarán presentes para ayudar.

El P. Gaspar, aseguró que los organizadores “esperan que ésta se convierta en una experiencia de peregrinación" para los visitantes.

"Oramos para que este evento, que tendrá lugar durante el Año Jubilar de la Misericordia, sea un encuentro con el amor misericordioso de nuestro Padre Celestial, que utilizó y sigue utilizando a San Pío como un instrumento de paz y la misericordia en el mundo", concluyó.

Para ver el cronograma para la exposición de la reliquia ingrese AQUÍ

Un día como hoy, fiesta de San Mateo, el Papa Francisco descubrió su llamado sacerdotal

Hace 63 años, un día como hoy, fiesta de San Mateo Apóstol, el Papa Francisco descubrió su llamado a la vida sacerdotal, los detalles de este hecho los contó él mismo en la Vigilia de Pentecostés del 2013.

En aquella Vigilia participaron representantes de diversos movimientos y asociaciones eclesiales, quienes establecieron un diálogo directo con el Papa. Entre ellos, una joven le preguntó "¿Cómo alcanzó en su vida la certidumbre de la fe?"

Francisco explicó que un día "muy importante" en su vida fue el 21 de septiembre de 1953, era el día del estudiante en Argentina, que coincide con el día de la primavera, que se celebra con una gran fiesta.

"Antes de ir a la fiesta pasé por la parroquia a la que asistía, y encontré a un sacerdote al que no conocía y sentí la necesidad de confesarme, y esta fue para mí una experiencia de encuentro, he encontrado alguien que me esperaba".

"No sé qué pasó, no me acuerdo, no sé por qué ese sacerdote estaba allí o porque he sentido esta necesidad de confesarme, pero la verdad es que alguien me esperaba, me estaba esperando desde hacía tiempo y después de la confesión sentí que algo había cambiado”.

Yo no era él mismo, había sentido una voz, una llamada. Me convencí que debía convertirme en sacerdote, y esta experiencia en la fe es importante", contó el Santo Padre.

Más adelante, en recuerdo a este acontecimiento, el sacerdote Bergoglio al ser elegido Obispo, escogió como lema una expresión de San Beda que hace referencia a la llamada de San Mateo, cuya fiesta es justamente el 21 de septiembre: “miserando atque eligendo”. Que algunos traducen como “Lo miró con misericordia y lo eligió”.

En la actualidad, el Papa Francisco conserva esta frase en su escudo pontificio. Asimismo, siempre recomienda a los fieles leer el Evangelio de Mateo y de manera especial el capítulo 25 de las obras de la misericordia.

Hace un año, en la Misa celebrada en Holguín (Cuba) en la fiesta de San Mateo, el Papa Francisco destacó que cuando el Señor pasó junto al evangelista “se detuvo, no pasó de largo precipitadamente, lo miró sin prisa, lo miró con paz. Lo miró con ojos de misericordia; lo miró como nadie lo había mirado antes. Y esa mirada abrió su corazón, lo hizo libre, lo sanó, le dio una esperanza, una nueva vida”.

“Aunque no nos atrevemos a levantar los ojos al Señor, Él siempre nos mira primero. Es nuestra historia personal; al igual que muchos otros, cada uno de nosotros puede decir: yo también soy un pecador en el que Jesús puso su mirada”.

En este sentido animó a dejarnos mirar por Jesús. “Dejémonos mirar por el Señor en la oración, en la Eucaristía, en la Confesión, en nuestros hermanos, especialmente en aquellos que se sienten dejados, más solos. Y aprendamos a mirar como Él nos mira”.

Lo que el Papa dijo hoy 

En la audiencia general de este miércoles 21 de septiembre y en su saludo a los jóvenes, los enfermos y los recién casados, el Papa recordó que “hoy se celebra la Fiesta de San Mateo, Apóstol y Evangelista”.

“Que su conversión sea un ejemplo para ustedes, queridos jóvenes, para vivir la vida con los criterios de la fe; que su mansedumbre los sostenga a ustedes, queridos enfermos; cuando el sufrimiento parezca insoportable”, dijo el Papa.

A los recién casados, Francisco exhortó que “el seguimiento de Cristo” de San Mateo, les recuerde “la importancia de la oración en la historia matrimonial que han emprendido”.