Estos son los 3 mandamientos del Papa Francisco para periodistas

El Papa Francisco ofreció esta mañana una reflexión sobre lo que se podría considerar como los 3 “mandamientos” que todo periodista debe tener en cuenta al desarrollar su labor: amor a la verdad, vivir con profesionalismo y respetar la dignidad humana.

Así lo indicó el Santo Padre en su discurso a los miembros del Consejo Nacional del Colegio de Periodistas de Italia en el que destacó que “el periodista tiene un papel de gran importancia y al mismo tiempo una gran responsabilidad. De alguna manera escribe el ‘primer borrador de la historia’”.

“Los tiempos cambian, y también cambia la forma de ser periodista. Tanto los medios de comunicación impresos como la televisión pierden relevancia con respecto a los nuevos medios del mundo digital –especialmente entre los jóvenes– pero los periodistas Siguen  siendo una piedra angular, un elemento fundamental para la vitalidad de una sociedad libre y plural”.

El Pontífice dijo luego que su meditación se centra en tres elementos: “amor la verdad, algo esencial para todos, pero especialmente para los periodistas; vivir con profesionalismo, algo que va más allá de las leyes y reglamentos; y respetar la dignidad humana, que es mucho más difícil de lo que parece a primera vista”.

1.- Amar la verdad

“Amar la verdad significa no solamente afirmarla, sino vivirla, atestiguándola con el  trabajo”, dijo Francisco. “La cuestión no es ser o no ser creyente. La cuestión es ser o no ser honesto consigo mismo y con los demás”, precisó.

“En la vida no todo es blanco o negro. También en el periodismo, debemos ser capaces de discernir entre los matices de gris de los acontecimientos que estamos llamados a contar. Los debates políticos, e incluso muchos conflictos, rara vez son el resultado de una dinámica clara, donde se reconoce  sin ambigüedades quien está equivocado y quién tiene  razón”, subrayó el Papa.

“La confrontación y a veces el enfrentamiento  nacen, en fondo, de esta dificultad de síntesis entre las diferentes posiciones. Este es el  trabajo difícil y necesario al mismo tiempo de un periodista: llegar lo más cerca posible a la verdad de los hechos y no decir o escribir algo que, en conciencia, sabes que no es cierto”.

2.- Vivir con profesionalismo

Vivir con profesionalismo, explicó el Papa Francisco, quiere decir “comprender, interiorizar el sentido profundo del trabajo propio. De ahí se deriva la necesidad de no someter la profesión a la lógica de los intereses partidistas, ya sean económicos o políticos”.

La tarea del periodismo “es por lo tanto favorecer el crecimiento de la dimensión social del ser humano, favorecer la construcción de una verdadera ciudadanía” y también “preocuparse por uno de los arquitrabes de la estructura de una sociedad democrática”.

Es necesario recordar que, “a lo largo de la historia, las dictaduras –de cualquier orientación y ‘color’– siempre han intentado no solo apropiarse de los medios de comunicación, sino también imponer nuevas reglas a la profesión periodística”.

3.- Respetar la dignidad humana

“Si respetar la dignidad humana es importante en cualquier profesión, lo es en particular en el periodismo, porque detrás de la simple historia de un caso hay sentimientos,  emociones, y en última instancia, la vida de las personas”.

Muchas veces, continuó Francisco, “he hablado de loschismes como ‘terrorismo’, de cómo se puede matar a una persona con la lengua. Si esto se aplica a los individuos, en la familia o en el trabajo, tanto más cierto es para los periodistas, porque su voz puede llegar a todo el mundo, y esta es un arma muy poderosa”.

Por supuesto, reconoció el Papa, “la crítica es legítima y diré todavía más, necesaria, así como la denuncia del mal, pero ambas deben hacerse siempre respetando al otro, su vida, sus afectos”.

“El periodismo –precisó– no puede convertirse en un ‘arma de destrucción’ de las personas e incluso de los pueblos. Ni tiene que alimentar el temor frente a cambios o fenómenos como la migración forzada por la guerra o el hambre”.

El Papa hizo votos luego para que “cada vez más y en todas partes el periodismo sea una herramienta de construcción, un factor de bien común, un acelerador de procesos de reconciliación, que sepa rechazar la tentación de fomentar el enfrentamiento con un lenguaje que avive las llamas de la división, y favorezca, en cambio, la cultura del encuentro”.

“Ustedes los periodistas pueden recordar cada día a todo el mundo que no hay conflicto que no pueda ser resuelto por las mujeres y los hombres de buena voluntad”, concluyó el Papa Francisco.

 
 

Papa Francisco: La vanidad es la osteoporosis del alma

El Papa Francisco advirtió esta mañana, en la Misa en la capilla de la Casa Santa Marta, que la vanidad “es como una osteoporosis del alma”, pues intenta enmascarar el exterior para ocultar el vacío interior.

“La vanidad es como una osteoporosis del alma: los huesos desde afuera parecen buenos, pero dentro están todos corroídos”, señaló.

El Santo Padre subrayó que “la vanidad nos lleva al engaño”, y “la vanidad es enmascarar la propia vida. Y esto enferma el alma, porque enmascara la propia vida para aparentar, para fingir”.

En el alma, advirtió, pueden producirse dos inquietudes. Una de estas, indicó, es “buena, que es la inquietud que nos da el Espíritu Santo y hace que el alma esté inquieta para hacer cosas buenas”.

Sin embargo, existe también “la mala inquietud, esa que nace de una conciencia sucia”.

Este es el caso, señaló, de “esta gente que ha hecho tanto mal, que hace el mal y tiene la conciencia sucia y no puede vivir en paz, porque vive con una irritación continua, en una urticaria que no lo deja en paz”.

Francisco recordó que “el mal tiene siempre la misma raíz, cualquier mal: la codicia, la vanidad y el orgullo”.

“Y los tres no te dejan la conciencia en paz; estos tres no dejan entrar la sana inquietud del Espíritu Santo, sino te llevan a vivir así: inquietos, con miedo. Codicia, vanidad y orgullo son las raíces de todos los males”.

El Papa indicó que la vanidad “nos infla” y “no tiene larga vida, porque es como una burbuja de jabón”.

“¿Qué ganancia obtiene el hombre por toda la fatiga con la cual se abruma? Se preocupa por aparentar, por fingir, por parecer. Esta es la vanidad”, señaló.

Francisco recordó que al morir “serás alimento de los gusanos. Y todo este enmascarar la vida es una mentira, porque te comerán los gusanos y no serás nada”.

El Santo Padre lamentó que muchas personas que conocemos vive aparentando. “¡Pero qué buena persona! Va a Misa todos los domingos. Da grandes ofrendas a la Iglesia. Esto es lo que se ve, pero la osteoporosis es la corrupción que tienen dentro”.

“La vanidad es esto: te hace parecer con un rostro de ‘estampita’ y luego tu verdad es otra”, lamentó.

“¿Dónde está nuestra fuerza y la seguridad, nuestro refugio?”, cuestionó, para señalar a continuación que el Señor es “el camino, la verdad y la vida”.

“Esta es la verdad, no la máscara de la vanidad”, dijo.

Al finalizar su homilía, el Santo Padre pidió “que el Señor nos libere de estas tres raíces de todos los males: la codicia, la vanidad y el orgullo. Pero sobre todo de la vanidad, que nos hace mucho mal”.

Hoy se inicia la novena a Santa Teresita del Niño Jesús, patrona de las misiones

"Para mí la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada al cielo, un grito de agradecimiento y de amor en las penas como en las alegrías", decía Santa Teresita del Niño Jesús, Doctora de la Iglesia y Patrona de las misiones.

Santa Teresa de Lisieux, como también se le conoce, nació en un matrimonio santo. Sus padres Louis Martin y Zelie Guérin fueron canonizados el 18 de octubre pasado, en el marco del Sínodo de la Familia2015.

Cercanos a la fiesta de esta joven carmelita que se celebra cada 1 de octubre, aquí una novena en honor a aquella que solía decir: “quiero pasar mi cielo haciendo el bien en la tierra”.

 

Cardenal Parolin pide a la ONU actuar decididamente ante crisis migratoria

El Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, pidió un compromiso más decidido a la comunidad internacional frente a las causas fundamentales de la crisis migratoria actual, especialmente las que son “obra humana”, como la guerra y el comercio de armas.

“Dado que las decisiones humanas provocan conflictos y guerras, está a nuestro alcance y es responsabilidad nuestra afrontar las causas fundamentales que llevan a millones de personas a convertirse en refugiados, migrantes forzados y desplazados internos”, dijo el Cardenal Parolin en la Cumbre de la ONU sobre Refugiados y Migrantes en Nueva York, el 19 de septiembre.

“Nuestro mayor desafío es identificar y actuar sobre las causas que obligan a millones de personas a abandonar sus hogares, sus medios devida, sus familias y sus países, arriesgando sus propias vidas y las de sus seres queridos para buscar la seguridad, la paz y una vida mejor en tierras extranjeras”, continuó.

El Purpurado destacó además el incremento de la persecución religiosa como una causa de desplazamiento, y reconoció que “a pesar de que otros grupos son objeto de ella, muchos informes confirman que los cristianos son el grupo religioso más perseguido”, y muchos incluso son acosados en los lugares de refugio.

“No podemos abandonarlos”, resaltó.

“Abordar las causas fundamentales del desplazamiento de los pueblos requiere fuerza y ??voluntad política”, afirmó el Secretario de Estado del Vaticano.

“Como el Papa Francisco ha afirmado, significaría repensar hábitos y prácticas arraigadas, empezando por las cuestiones relacionadas con el comercio de armas, el suministro de materias primas y de energía, las inversiones, las  políticas de financiación y el desarrollo sostenible e, incluso, el grave flagelo de la corrupción", señaló.

En los lugares donde la probabilidad de su uso ilegal es “real y presente”, la Santa Sede ha “llamado reiteradamente a limitarse y controlarse estrictamente la fabricación y venta de armas”, subrayó el Cardenal.

“La proliferación de cualquier tipo de armas agrava las situaciones de conflicto y da como resultado enormes costes humanos y materiales, causa grandes desplazamientos de refugiados y migrantes y socava profundamente el desarrollo y la búsqueda de una paz duradera”, expresó.

El Purpurado destacó que en los esfuerzos por eliminar las causas estructurales de la pobreza y del hambre se debe incluir la protección del medio ambiente, asegurar un trabajo digno para todos, acceso a una educación de calidad, y la protección de la familia, que es “un elemento esencial en el desarrollo humano y social”.

Sostuvo asimismo que la diplomacia y el diálogo son el camino para resolver las cuestiones y destacó el hecho de que la cumbre haya puesto su atención en las “formas más efectivas de compartir la responsabilidad” frente a la crisis de refugiados y migrantes.

 

Agregó que pese a que no son reconocidos como refugiados por las convenciones internacionales, “la Santa Sede se siente obligada a llamar urgentemente la atención sobre la condición de los migrantes que huyen de situaciones de extrema pobreza y de degradación ambiental”.

“Sus sufrimientos son muy grandes y son más vulnerables a la trata de personas y a diversas formas de esclavitud humana”, recalcó.

“La Santa Sede aboga por un compromiso común por parte de los distintos gobiernos y de la Comunidad internacional para poner fin a todas las luchas, el odio y la violencia y buscar la paz y la reconciliación”, sostuvo el Card. Parolin.

El corazón del Padre Pío ya está en América

El corazón del Padre Pío ya se encuentra en la ciudad de Boston en los Estados Unidos, donde permanecerá para su veneración en diferentes iglesias hasta el 23 de septiembre, día de su fiesta.

El Secretario del Gabinete de Evangelización y Discipulado de la Arquidiócesis de Boston, P. Paul Soper, informó en su cuenta Twitter que desde muy temprano más de 500 peregrinos, entre ellos muchos niños, llegaron al exterior de la Parroquia Immaculate Conception, en Lowell, para venerar el corazón del Santo fraile capuchino.

La reliquia permanecerá allí para su veneración hasta las 05:00 pm, para luego continuar su recorrido en la Iglesia St. Leonard, en North End of Boston.

"Anticipamos que habrá una buena cantidad de interés de la gente de Nueva Inglaterra (al noroeste del país) para esta visita. Estamos sorprendidos por el número de personas y grupos que están planeando venir de otros lugares aparte de Nueva Inglaterra ", dijo a The Boston Pilot el P. Jonathan Gaspar, director de Culto Divino de la Arquidiócesis y uno de los organizadores de la visita de la reliquia.

"Sabemos que hay grupos que viajan desde Nueva York, Nueva Jersey y Filadelfia. Incluso hemos oído de algunas personas que están volando desde California para ver la reliquia aquí en Boston”, agregó.

Para prevenir la aglomeración de personas, la Arquidiócesis coordinó con la policía local para garantizar la seguridad de los visitantes y de los sacerdotes capuchinos, ya que deben transportar la reliquia de un sitio a otro.

En algunos lugares, los voluntarios de la comunidad y los miembros de los Caballeros de Colón también estarán presentes para ayudar.

El P. Gaspar, aseguró que los organizadores “esperan que ésta se convierta en una experiencia de peregrinación" para los visitantes.

"Oramos para que este evento, que tendrá lugar durante el Año Jubilar de la Misericordia, sea un encuentro con el amor misericordioso de nuestro Padre Celestial, que utilizó y sigue utilizando a San Pío como un instrumento de paz y la misericordia en el mundo", concluyó.

Para ver el cronograma para la exposición de la reliquia ingrese AQUÍ

  • 1
  • 2